DENUNCIA: Continúa uso de biopolímeros enmascarados con otros nombres


Domingo 28 de octubre de  2012
Daños a la salud de venezolanas por razones estéticas van más allá de los PIP.
La sustancia quimica causa deformidades e incapacidad
■ Un grupo de afectados protestó ayer frente a la sede del Ministerio de Salud, para exigir opciones terapéuticas.
■ María Rosa se inyectó los glúteos hace ya dos años porque una amiga le dijo que le hacía falta “más pompis”. Se hizo un implante pero hace seis meses empezó a tener molestias en la espalda y descubrió que el biopolímero había migrado hacia esa zona.
■ Han pasado cuatro meses desde que el Ministerio de Salud prohibió el uso de los mal llamados biopolímeros, sustancias que se utilizan para aumentar los glúteos y otras partes del cuerpo. Sin embargo, todavía siguen aplicándolos, enmascarados con otros nombres, en clínicas, centros de estéticas, gimnasios, peluquerías y residencias particulares.
Con pancartas y ataviadas con franelas negras, víctimas del uso de biopolímeros se congregaron ayer, desde las 9:00 am, en Plaza Caracas, con la aspiración de que las atendieran representantes del Ministerio de Salud.
A la 1:00 pm consignaron un documento, en el que señalan que a pesar de las denuncias realizadas contra varios establecimientos, los centros denunciados siguen abiertos y funcionan impunemente. Solicitaron que se declare este caso como problema de salud pública.
Taylee Castellanos, vocera del movimiento No a los Biopolímeros, aseguró que 350 afectados se han sumado al movimiento. En el blog que administra, noalosbiopolimeros.blogspot.com, hay más de 500 registrados. Considera que las medidas que anunció el ministerio ­como la habilitación de un número telefónico para realizar denuncias o la posibilidad de consignar planillas con los datos­ no son suficientes.
Agregó que es necesario que se cree una comisión de especialistas que también ofrezca soluciones médicas.
Castellanos, quien es periodista y vive en Maracay, sufre las consecuencias de la aplicación indebida de esas sustancias. Relata que se inyectó polímeros para corregir la flacidez en algunas partes del cuerpo, pero la sustancia migró a la columna vertebral, está alojada en la región lumbosacra y no se puede operar para extraerla porque corre el riesgo de quedar paralizada. Antes de resultar afectada se desempeñó como jefe de prensa de una emisora de radio y realizaba algunos trabajos en televisión, pero debió dejar ambas actividades porque no puede estar mucho tiempo de pie ni sentada.
Entre las denuncias que ha recogido está el caso de hombres que fueron inyectados en los pectorales, y ahora tienen deformidades. Debido a esa situación, algunos afectados han intentado suicidarse, afirma.
Derecho de palabra:
Aunque quienes protestaban no fueron recibidos por Divis Antúnez, director de Contraloría Sanitaria del Ministerio de Salud, responsable de procesar las denuncias sobre el mal uso de ese tipo de sustancias, les prometieron que sus peticiones serán procesadas y en los próximos días habrá un pronunciamiento oficial en relación con el caso.
El grupo grabó una serie de microprogramas en video con los testimonios, que serán transmitidos por medios oficiales y privados. Además, solicitarán un derecho de palabra en la Asamblea Nacional, para pedir que se tomen medidas más contundentes.
Cuídate no te dejes engañar:
Biopolímeros, células expansivas, pmma, metacril, polimetril, biofil, bioexpand, bioformbody, polifill, metacoll, biogel, silomed, biomed, bioestetic, bioderm, skinfill, metacrilato, dimetilpolisiloxano, newfill, bioallcamid, policrilamida, artecoll, dermalice, silicona, polimetilmetacrilato, silicex Etc.
Lo enmascaran con cualquier nombre!, (es lo mismo silicón liquido), nada absolutamente nada diferente a la grasa de nuestro cuerpo está autorizado para inyectar por la Sociedad de Cirugía Plástica de Venezuela, los únicos implantes que ya no son nocivos son los de colágenos (ziderm) y acido hialurónico (restilane) y éstos no se utilizan para otras áreas que no sea el rostro, pues sólo se inyectan en pequeñas cantidades.
 Ninguno de los productos que existen para aumentar o moldear los gluteos tiene permiso sanitario, es por ello que, tras múltiples denuncias de personas que buscaron mejorar su apariencia (y ahora lucen deformes, en rostro, glúteos, piernas y con migración de este material a otras zonas del cuerpo, sin contar los casos donde las complicaciones llegaron a causar la muerte), el 22 de diciembre de 2011, el Ministerio del Poder Popular para la Salud reacciona ante la venta y uso indiscriminado de este producto emitiendo un comunicado en el que anunciaba la prohibición del uso de biopolímeros en todas sus formas para tratamientos estéticos y colocando a disposición el siguiente número telefónico para denunciar:02124080000.
¿Qué son los biopolímeros?
Los biopolimeros son sustancias derivadas del petróleo, de apariencia transparente y aceitosa, de uso industrial, que en fase experimental se utilizaron en mínimas cantidades en tratamientos estéticos como relleno facial, pero que luego de observar el riesgo de formación de granulomas e infecciones en los pacientes, fueron retirados del mercado europeo y estadounidense hace más de 10 años.
¿Si ya me inyecté biopolímeros, qué debo hacer?
Primeramente, darle gracias a Dios por tu vida, pues afortunadamente el material no penetró una vena, lo que pudo haber ocasionado la muerte inmediata, cuando este material viajara al corazón,a los pulmones, o al cerebro, ocasionando un paro cardíaco, respiratorio o un accidente cerebro vascular. No se alarmen. Esto solo puede ocurrir en el momento de ser inyectados.
Seguidamente, debes ponerte en manos de especialistas, es decir, médicos que cuenten con el aval de la Sociedad de Cirugía Plástica, o Infectólogos, quienes seguramente te recomendarán realizarte una resonancia magnética para evaluar tu caso y darte así una posible solución, que según los cirujanos plásticos es netamente quirúrgica (implica incisión, dicen que las que no tienen síntomas son las pacientes ideales) y no garantiza la extracción total del material pero si, un gran porcentaje, por lo que se espera que las molestias disminuyan (dicen que testimonios lo han probado). Olvida láser, liposucción, lipólisis, carboxiterapia, ultrasonido, masajes, etc..pues podrías empeorar tu situación. Sin embargo, el infectólogo Jacobus Deward dice que no en todos los casos es recomendable la operación..sino someterse a un tratamiento, es cuestión de que los visiten, escuchen sus propuestas y luego decidan qué hacer.  Mucha controversia aún.
  No a la impunidad:
 Muchas de las personas que han inyectado éstos productos también son víctimas de la falta de información que hay acerca del peligro en el uso de estas sustancias, y han dejado de realizar ésta práctica, contactando a sus pacientes con el fin de ayudarlas en la medida de lo posible, pero otras, carentes de ética, solidaridad, y con fines netamente lucrativos, siguen inyectando a diario a miles de personas (mujeres y hombres) haciéndose la vista gorda ante esta gran problemática y asegurando que “son nocivos y no causa ningún efecto negativo nunca”, cuando científicamente está comprobado que las secuelas vendrán tarde o temprano.
Este es el objetivo de esta campaña:
Evitar que esto siga sucediendo y el número de personas afectadas siga aumentando. Para ello, primeramente es necesario crear conciencia en la población venezolana para que desistan de la idea de someterse a este tipo de “tratamientos de belleza” tan inseguros y aceptarnos tal y como somos, obra perfecta de la creación de Dios.

 
ir arriba